Tips y trucos de belleza

Kim Kardashian y lo malo de ser una “RCN” (Rubia-Cuqui-Negra)

Ahora que Kim Kardashian es “RCN”, revelamos lo malo de tener el pelo de la cabeza de distinto color que el del resto del cuerpo.

Cuando una mujer que tiene el pelo naturalmente muy oscuro y decide convertirse en rubia, es todo un espectáculo, y si esa persona es una famosa celebridad, como Kim Kardashian, para el tráfico en internet y llena las redes sociales de sus fotos. Pero lo que nadie se detiene a pensar es en los desafíos que implica tener solo el pelo de la cabeza rubio. A los pocos días, las nuevas rubias se dan cuentan del lado malo de su decisión.

He aquí los peores inconvenientes que enfrenta Kim Kardashian y toda RCN (¿sí recuerdas qué significan esas siglas? ¡Rubia-Cuqui-Negra!) al ser peliteñidas:

Las cejas

Si tu pelo es muy oscuro, te darás cuenta de que al pintártelo tus cejas negras resaltarán más en tu cara; muchas mujeres prefieren teñirse las cejas (práctica desaconsejada por el riesgo de los químicos para los ojos) y otras prefieren aclararlas a punta de maquillaje.

Las raíces

Hasta que se inventen un procedimiento para cambiar nuestro ADN y hacer que el pelo nos nazca de otro color, tendremos que lidiar con las horribles raíces; cuanto más pelinegra seas y más rubia te hayas puesto, más se notan. ¿Qué hacer? Algunas mujeres se las tiñen puntualmente cada 15 días, pero también existen champús especiales que van matizando el color o tratamientos basados en henna, que pueden darte un tiempito entre visitas al salón.

Las partes íntimas

Si no eres de las que se calvean por completo por allá, tarde o temprano tu pareja verá que no eres rubia natural. Algunas se decoloran los vellitos, incluso los íntimos, pero la sensibilidad de la piel en esa zona lo hace un trabajo de cuidado. Lo mejor que puedes hacer es ser sincera y decir abiertamente que eres una Rubia-Cuqui-Negra.

Terminar pelianaranjada

Con las lavadas, el pelo rubio empieza a tornarse anaranjado, y eso puede ser un desastre. Para evitarlo puedes utilizar productos especializados para el cuidado del color, como champú para cabellos rubios y mascarillas, pero debes tener en cuenta que son costosos. ¡Toda una rentica!

Lo peor, ¡el pelo verde!

Si te enmonaste justo antes de irte de paseo a Melgar o Girardot, solo podrás meter los pies en la piscina, pues el contacto con el cloro del agua convertirá tu pelo en una pesadilla al mejor estilo del Grinch (verde). Lo que puedes hacer es nadar en un río o en el mar (aunque quede un poco más lejos) o fingir un terrible cólico para quedarte leyendo en la orilla mientras todos chapotean.

¿Te gustó esta nota? Compártela con tus amigas y pregúntales si recuerdan qué significa ser una “RCN”…

Comentarios Vibra con Facebook

Back to top button