Bienestar

Cómo convertir una frustración en una meta

Las frustraciones pueden acabar con nuestras ganas de luchar, pero también pueden ser un arma para salir adelante. Te aconsejamos cómo voltearlas en tu beneficio.

¿Qué es la frustración? Según explica la psicóloga Amaya Terrón en su página web, “es una respuesta emocional que aparece como fruto de un conflicto psicológico ante un hecho no gestionado”. Es decir, es una emoción negativa que surge al no obtener o lograr algo que deseamos, sea esto comerse un postre, un empleo, un dinero, etc.

En la infancia, a la mayoría de nosotros nuestros padres nos enseñaron a superar la frustración, a entender que no siempre podemos tener lo que queremos. Pero a veces esa tolerancia a la frustración puede convertirnos en personas conformistas, que preferimos no aspirar a nada por temor a perderlo todo.

Lo bueno es que es posible coger la frustración, darle la vuelta y utilizarla en nuestro beneficio. “Es lo que los psicoanalistas llaman sublimación, es decir, convertir situaciones traumáticas o comportamientos desadaptados, en situaciones de adaptabilidad y aceptación social”, explica el psicólogo André Didyme-Dome.

Tal vez te suene a frase motivacional vacía, pero de lo que se trata es de suplir una falla con una cualidad. Por ejemplo, un delincuente convierte su vida criminal en arte a través del rap; una persona huérfana se dedica a cuidar ancianos, una mujer sin hijos se dedica a defender los derechos de los animales o los niños. Desde el ciego músico hasta el pintor sordo, hay tantas sublimaciones como frustraciones.

Te invitamos a ver la historia de Alison Lapper, una mujer que utilizó la frustración que le causaba su discapacidad para criar a su hijo y convertirse en una artista.

Ver Video

Recuerda que la falta de algo genera deseo; si tuviéramos todo no tendríamos aspiraciones, pues la necesidad es una potencia y el deseo es el motor de la vida. Cuéntanos, ¿cuál es tu frustración? 

Comentarios Vibra con Facebook

Back to top button
Close