Bienestar

Estos son los hábitos que envejecen

El cigarrillo acelera el proceso de envejecimiento de la piel, además de provocar enfermedades mortales.

 

Te compras cremas carísimas y lees todas las notas que hablan de cómo preservar la juventud. Pero, ¿sabes si los hábitos de tu vida cotidiana boicotean todos tus esfuerzos?

“Tanto en la mujer y el hombre la edad de oro son los 20 años de edad, donde mayor plenitud de salud se tiene, luego empiezan los procesos degenerativos. Los malos hábitos nos quitan años de vida y salud”, explica el psicólogo Geremías Serrano en La Prensa. Después de leer esta nota, sabrás cuáles son las costumbres que debes dejar de lado.

No desayunar: Esta es la comida más importante del día, ya que carga tus energías para vivir al máximo, es por eso que ésta comida es indispensable. Cuando no desayunas además de tener menos energía a lo largo del día, acumulas apetito descontrolado.

Consumir desayunos en el que incluyas lácteos, frutas y cereales integrales, mejorará tu estado nutricional y te brindará múltiples beneficios ayudando a la concentración, la productividad y a mantener el peso.

Alimentarse de más y los azúcares: El alto consumo de grasa y azúcar no solamente te hará tener unos kilos de más, si no que causa el endurecimiento de las arterias, provocando problemas circulatorios. Es necesario moderar el consumo de azúcar porque produce la absorción de proteínas y nutrientes, generando una mala nutrición. “Es muy recomendado que como parte de una vida sana se incluya una buena dosis de antioxidantes, es decir, una dieta rica en diversos nutrientes”, explica Patricia Paz, nutricionista.

Fumar: “El fumar es uno de los principales causantes de envejecimiento prematuro, además tiene serias repercusiones en la salud de la persona”, apunta Geremías Serrano, psicólogo. La nicotina tiene un efecto en los vasos sanguíneos de la piel, lo que hace que los fumadores sean más propensos a sufrir arrugas. Además el cigarrillo causa no solamente problemas respiratorios, sino también disminución del tamaño cerebral y favorece entre otras complicaciones el Alzheimer.

Dormir poco y mal: Una de las claves para mantenerte llena de energía y cuidar de tu cuerpo es el descanso, estudios demuestran que es fundamental dormir profundamente de 7 a 8 horas al día. Descansar es vital para sentirte bien. La falta de sueño acelera la pérdida de células cerebrales, entre otras cosas. Además, genera fatiga y estrés. Esto se asocia al empeoramiento de la presión arterial, colesterol y otras dolencias cardíacas.

El estrés: El no controlar el estrés puede desarrollarte una enfermedad física por los altos niveles de tensión. Aprende a relajarte, a vivir el ahora y no preocuparte por cuestiones futuras. Con el hecho de disfrutar lo que haces te mantendrá con mejores ánimos y reducirá el nivel de tensión.

Falta de ejercicio físico: Si hay un enemigo de la vida saludable, es el sedentarismo. Es necesario que realicemos ejercicios moderadamente, unos 45 minutos de caminata diaria. Esto acelerará tu metabolismo, por lo que estarás más llena de vida.

Actitud pesimista: “La vida es de decisiones, se debe decidir en tener una vida saludable, es recomendable que reconozcas qué hábitos tienes y de qué manera te están deteriorando físicamente” comenta Serrano. El perdonar a quienes nos han ofendido te dará bienestar sicológico y una vida plena.

Relaciones inestables: Una mala relación desbasta las emociones, causa estrés y perjudica la salud. Hay que aprender a llevar una vida sin presiones, las situaciones que sientes que te dañan debes cortarlas de raíz. Para tener relaciones saludables, ya sea de pareja, amistad o familia se debe respetar la individualidad de cada persona y aceptarla tal como es.

Consumir alcohol: Todo en exceso es malo, las bebidas alcohólicas contienen cierta cantidad de calorías, por lo que hay que medirse. Hay bebidas que tienen más que otras, la mejor opción es el vino tinto.

“La cantidad recomendada es una copa diaria para la mujer, y pudiendo ser hasta 2 copas para el hombre, con el consumo excesivo se irán perdiendo los efectos benéficos y predominará los efectos nocivos”, explica Patricia Paz.

Sobreexposición al sol: Los rayos ultravioleta del sol y contaminantes del ambiente pueden provocar desde el envejecimiento prematuro hasta un cáncer de piel. Se debe tener una protección diaria con una crema hidratante y protectores solares.

Fuente: Derf

Comentarios Vibra con Facebook

Back to top button
Close