Bienestar

Mitos y realidades sobre lo que se puede beber y comer en el embarazo

“Cuando descubrí que estaba embarazada, me apetecía mucho tomar una taza de café. Era lo primero que hacía cada mañana. Y, de repente pensé, “Oh, dios, ¿será que puedo tomar una taza, por lo menos?”, recuerda Emily Oster, profesora de Economía de la Universidad de Chicago.

Se fue a internet y encontró, para variar, que no había consenso. Después se dio cuenta de que incluso los libros no se ponían de acuerdo… y su médico tampoco coincidía siempre con los libros.

Algunos escritores decían que las embarazadas debían evitar el café por completo. Otros recomendaban no beber más de dos tazas y otros aumentaban ese límite a tres.

“He leído libros que dicen seis. Y yo pensaba que debía haber una respuesta a esto”, afirma Oster.

“La respuesta no es ni cero ni seis. Seguramente hay un número ahí y quería entender por qué hay tantas discrepancias pero también cuál es la decisión correcta”.

Así que decidió aplicar sus conocimientos de estadística para revisar la literatura médica.

Y llegó a la conclusión de que está bien tomar dos tazas al día. Sin embargo, ella se describe como una “mujer que toma entre dos y cuatro tazas al día” y, en este punto, dice, las pruebas parecen ser mixtas.

“Al principio me sentía fatal y no podía tomar nada de café, lo cual era muy triste para mí, pero una vez que entré en el segundo y tercer trimestre del embarazo, me sentía mejor; solía tomar tres tazas de café al día y me sentía cómoda con eso”.

“Pero si subes esa cantidad -de seis a ocho tazas de café diarias- hay más evidencias de que puede ser peligroso”.

mujerembarazo2

No tienes que evitar la cafeína completamente, pero no debes tomar más de 200 mg. por día… Si tomas, por ejemplo, una barra de chocolate y una taza de café filtrado, ya has tomado casi los 200 mg. de cafeína. No te preocupes si, de vez en cuando, superas esta cantidad, los riesgos son pequeños.

Para reducir el consumo de cafeína, prueba con el café y el té descafeinado, jugo de frutas o agua mineral en lugar de café y té normal, refrescos y bebidas energéticas.

Para la autora, una copa de vino esporádica, no le hace mal a las embarazadas.

“Una cosa que surge muy rápido, que es muy importante enfatizar, es que el beber mucho durante el embarazo es muy peligroso. Eso es algo que se ve claramente en los datos”, explica.

“Pero cuando miré los datos sobre lo que significaba tomar una bebida ocasionalmente – quizás un par de vasos a la semana durante el primer trimestre y hasta uno diario en los últimos trimestres- me di cuenta de que los datos sugerían que era seguro”.

“No tenemos grandes pruebas aleatorias, pero hay muchos estudios de alta calidad que muestran que los hijos de mujeres que beben ocasionalmente tienen resultados muy similares a los de las mujeres que se abstienen de beber durante el embarazo”.

mujerembarazo3

“No al alcohol”

Sin embargo, el Sistema Nacional de Salud británico no comparte este punto de vista.

Cuando bebes, tu bebé bebe. Evita tomar alcohol durante tu embarazo…

Puede causar defectos de nacimiento como deformidades faciales y puede provocarle problemas de aprendizaje y en su desarrollo emocional. Puede afectar al crecimiento del niño, aumentar el riesgo de un aborto o que muera durante el parto.

mujerembarazo4

Lista de lo que no se debe comer

La evidencia sobre el riesgo de ciertos alimentos es variable.

1. Algunos tipos de queso

2. Huevos crudos

3. Carnes frías curadas

4. Marisco crudo

5. Carne poco hecha

6. Hígado

7. Algunos tipos de pescado

8. Leche sin pasteurizar

9. Cafeína

Nota relacionada: Bebés aprenden primeras palabras durante el embarazo, aquí

Fuente: BBC 

Comentarios Vibra con Facebook

Tags

Back to top button
Close