Estilo

Introducción a la moda

Por mucho tiempo hemos percibido la moda ajena a muchos de nosotros y la idealizamos como un tema para las personas que hacen parte de la farándula, modelos o personas con la capacidad adquisitiva para usar prendas de diseñadores y marcas exclusivas.

Así lo pensaba yo y muchas personas que conozco, por eso me atrevo a decir que es así, pero en mi caso esa percepción cambió a medida que fui incursionando en este mundo. Mi comienzo no fue fácil, y pasé por un proceso de reconocer a la moda como algo permitido para todos, pero conservando mi propia identidad. Y es que es muy bueno compartir lo que se aprende con los demás; en una noche hablando con mis dos mejores amigos acerca de este blog tomándonos unos Cosmopolitan, propusieron que contara la vez que les dije ¨los pantalones tubo están en furor¨ y casi al instante procedimos a entubar nuestros Jeans bota campana con ganchos nodrizas (que bochorno… ay!!! tiempos aquellos).

La moda ha estado presente en todo momento de nuestra vida. El más claro ejemplo con el que muchos se identificarán y estarán de acuerdo conmigo es el siguiente: mi mamá fue mi primera asesora de imagen. En el momento en que llegué a su vida, me convertí en su muñequito de carne y hueso, me vestía a su gusto, me peinaba como ella quería y me mandaba al colegio como ella pensaba que me veía adorable. A muchos no nos gustaba, pero esas mamás -al igual que la mía- hacían todo con el fin de que nos vieran bien presentados a donde quiera que fuéramos. De ahí que todos desarrollamos un sentido de la imagen propia (de cómo vestirnos), y como resultado de esos momentos que compartimos con de ellas, desarrollé una obsesión por los zapatos limpios ¨Detesto que me pisen en el Transmilenio¨.

Más allá del estereotipo superficial que la moda se ha ganado a pulso, está el hecho de que reflejamos nuestros sentimientos y estados de ánimo en la forma como decidimos vestirnos (para salir a trabajar, estudiar o simplemente caminar por la calle escuchando música). A lo largo de la semana, el lunes, día terrible, nos levantamos sin ánimo y nos ponemos lo primero que encontramos. Llegando a la mitad de la semana, somos un poco más extrovertidos y nos sentimos listos para esforzarnos en lo que escogemos para usar. Al llegar el final de semana, sabemos que probablemente haya plan con los amigos, compañeros de trabajo o por qué no, una nueva cita, miramos detenidamente nuestro closet, y sacamos nuestra mejor carta: Nos convertimos en todos unos expertos en moda.

Reflejamos mucho de nuestra personalidad con nuestras prendas y es que es inevitable reconocer que todo entra por los ojos y sólo hay espacio para una primera impresión. Ejemplo: si vamos a una entrevista sabemos que sólo hay una oportunidad para impresionar al entrevistador y que si en algo fallamos, no hay la más mínima posibilidad de conseguir ese trabajo. Por eso, antes de salir de la casa, cuidamos qué vamos a decir, cómo nos vamos a sentar, y en mi caso, cómo voy a ir vestido (tal vez a todos nos pase). Nos gusta generar expectativa. Al llegar, una de las primeras cosas que hacemos, es ver, disimuladamente, cómo llegaron vestidos los demás (bueno, lo confieso, soy YO el que hace eso, pero apuesto que no soy el único).

Es importante tener autoestima y aunque suene a frase de cajón hay que aceptarnos y hacer lo mejor que podamos con lo que se nos dio; ¡Nadie es perfecto la perfección no existe! pero hay muchas opciones para resaltar lo que queremos resaltar, esconder lo que no queremos que la gente vea y lo mas importante potencializar lo que somos desde el interior, nada gana alguien que por fuera se ve espectacular si por dentro es una persona insoportable, negativa y que a todos irrita. Nadie va a apreciar cómo te ves por fuera si por dentro necesitas terapia o un exorcismo, es importante crear una armonía para sobresalir en todo aspecto.

Con estos argumentos debo decir que pruebo mi punto y es que consciente o inconscientemente, queramos o no, estamos ligados a la moda por mas poca importancia que le demos; mi intención es acabar con el estigma de que la moda es para unos pocos, no dejemos que tantas posibilidades, colores, texturas se las queden unos pocos cuando con cualquier presupuesto y teniendo la actitud podemos hacer maravillas, hasta la imaginación es muy importante y vaya que si me ha servido la imaginación para salir de algunos aprietos y más cuando digo ¨no tengo que ponerme¨ te ha pasado?.

Me canse de que siempre los mismos hablen de lo mismo y para unos pocos (o mejor dicho por algunos, los que tienen plata) generalizan las tendencias y los términos y no tienen en cuenta que somos muy diferentes entre nosotros y que tenemos nuestra propia identidad, la moda no discrimina (no entra en debates políticos ni en restricciones religiosas) nos da la libertad de expresarnos de ser nosotros mismos de ser irreverentes, creativos y originales. El objetivo de este blog a corto y largo plazo es hacer partícipe a todos los que lo lean y deseen sugerir, comentar, preguntar y criticar!!!

Sintámonos en la libertad de ser !!!!!!!!!

Comentarios Vibra con Facebook

Tags

Back to top button
Close