Curiosidades del mundo

8 cosas que no nos corresponden, pero hacemos

Así no lo queramos, muchas veces terminamos haciendo cosas que no nos corresponden, ¡y después nos quejamos! Pero volvemos a caer una y otra vez.

  • Lavando la loza en casa ajena: Es algo a lo que siempre se ofrece uno de invitado, y lo hace con mucho gusto, pero cuando son 20 comensales y solo ayudamos nosotros, nos comenzamos a arrepentir. 

 

  • Tendiendo las camas de otros cuartos solo para que la señora que nos ayuda con el aseo no crea que con uno viven una manada de conchudos que no se acomiden a nada. 

 

  • Repartiendo nuestras onces (porción para uno) a todos en la oficina (10 personas) por pena a que crean que somos envidiosos con la comida

 

  • Trayendo a todos el tinto, agua o cualquier otra bebida solo por avisar que íbamos a la cafetería. Lo hacemos una vez, y de ahí en adelante, ¡nos toca seguir haciéndolo por los siglos de los siglos! 

 

  • Cediendo la silla a todo el mundo en el bus después de habérsela cedido a una persona que realmente lo necesitaba. 

 

  • De mesero personalizado en la casa cuando alguien a quien quieres mucho se enfermó una vez; cuando esta persona ya se siente mejor, ya se acostumbró a que le traigas agüita a las 3 de la mañana y a ti se te parte el corazón decirle “tráetela tú”.

 

  • De todero (léase: el que repara todo) en tu casa u oficina cuando se enteran de que fuiste tú quien reparó cualquier cosa alguna vez, desde una cremayera hasta una puerta.

 

  • Terminarás siendo el psicólogo familiar o empresarial y gratuito de todo el mundo solo porque eres bueno escuchando y dando consejos.

via GIPHY

vibra también con: ¿Te animarías a ir al aeropuerto en ropa interior?

¿Qué opinas? ¿Te sientes identificada(o) con alguna de estas cosas? ¿Te ha pasado que aunque no quieras las terminas haciendo?  Escribe lo que piensas en los comentarios de esta nota, ¡y compártela en tus redes!

Comentarios Vibra con Facebook

Back to top button
Close