El Conjuro 3: la historia real detrás de la película te llenará de terror | Vibra
Curiosidades del mundo

El Conjuro 3: la historia real detrás de la película te llenará de terror

El Conjuro 3 y la historia real en la que se basa te dejarán los pelos de punta. La película está inspirada en un crimen real que conmocionó a Estados Unidos durante los años 80.

Ed y Lorraine Warren fueron una pareja de esposos estadounidenses que hicieron una importante carrera como investigadores paranormales. Ed (1926 – 2006) era demonólogo reconocido por El Vaticano. Lorraine (1927 – 2019), por su parte, era medium. Existen varias películas que están basadas en algunos de sus casos.

Foto de los esposos Warren

El Conjuro 3: historia real

Así como Annabelle está basada en hechos reales, de igual manera ocurre con El Conjuro, cuya tercera entrega tiene como base la historia del juicio de Arne Cheyenne Johnson, quien cometió un asesinato supuestamente mientras estaba poseído. De echo, fue el primer caso judicial conocido en Estados Unidos en el cual la defensa alegó posesión demoniaca.

¿En qué historia está basada El Conjuro 3: El diablo me obligó a hacerlo?

El 16 de febrero de 1981, Arne le quitó la vida a punta de cuchillo a su casero, Alan Bono, tras una noche de tragos durante la que este supuestamente habría intentado sobrepasarse con una amiga de la novia de Arne, Debbie, quien también estaba con ellos. Se trató del primer asesinato registrado en el poblado de Brookfield, Connecticut.

Foto de una noticia sobre el crimen en el que se basa El Conjuro 3

Meses antes de estos sucesos, el hermano menor de Debbie, David Glatzel, había sido tratado por el matrimonio Warren por posesión e incluso le habían hecho un exorcismo junto con un sacerdote; en una ocasión, Arne estaba presente y desafió al demonio, retándolo a un enfrentamiento. Después de este suceso, David comenzó a recuperarse, mientras que su cuñado empezó a actuar de manera agresiva y errática.

Durante el juicio estuvieron involucrados los Warren y la defensa se basó en los sucesos paranormales sufridos por la familia; sin embargo, el juez se negó a tomar como alegato el tema de la posesión demoniaca. Finalmente, Arne fue condenado por homicidio en primer grado, pero pagó solo 5 años de prisión.

“Tengo confianza. Si pudiera ponerles al Papa les diría que Arne es un tipo poseído por un demonio, que no es responsable.”

Dijo el abogado defensor del caso, Martin Minella, a la periodista Lynn Darlling en una entrevista publicada por el Washington Post en 1981.

¿Qué opinas de esta película? Escribe lo que piensas en los comentarios de esta nota, ¡y compártela en tus redes sociales!

Comentarios Vibra con Facebook

Back to top button