Pareja

¿Crees que sin celos no hay amor?

Cuando estamos tomados por los celos vemos un panorama oscuro lleno de dolor y de tristeza. En cambio el amor es un sentimiento que nos da felicidad y nos provoca apertura en nuestra visión.

A nadie le gusta hablar de ellos, bien por la vergüenza de reconocer que uno mismo los siente, o por la presión que se padece cuando se vive bajo el mismo techo que un celoso.

Los expertos en relaciones de pareja advierten que los celos son un sentimiento humano, natural, como la tristeza, la preocupación… Siempre se han relacionado con el amor por tradición y han sido ensalzados por la labor de los poetas a lo largo de los siglos.

Los padecemos todos los seres humanos y, según la psicoanalista Susana Lorente, “no es perjudicial que las parejas tengan una “escena” de celos cada tres meses, pero suave, en el sentido en que uno de los dos sienta, de este modo, que le importa al otro». Para esta psicoanalista, unos celos normales, sanos, son aquellos que surgen, por ejemplo, cuando una chica se arregla mucho y su marido le dice «que guapa te has puesto, ¿dónde vas?”, pero sin ningún tipo de malicia, ni más preguntas, ni consecuencias posteriores.

Los celos tienen que ver con un sentido de propiedad

Cuando sentimos que algo es de nosotros le otorgamos un valor agregado por el simple hecho de que nos pertenece. Esto es debido a que de forma común y corriente los seres humanos poseemos “apego” hacia las personas o hacia las cosas.

El apego significa complacer al yo, “yo quiero, yo quiero, yo quiero…” Lo cual nos hace vivir aferrados a todo aquello que nos provoca bienestar.

Poseemos una excesiva preocupación por nuestro propio placer

Mientras mayor es ese aferramiento, mayor es el egoísmo de la persona. Ese egoísmo tiene un costo alto para quien lo experimenta, debido a que se alimenta del miedo a perder algo o a alguien que “poseemos”. 

No nos damos cuenta que cuánto más vivimos con miedo a perder a alguien, más sufrimos, porque lo que nos hace sufrir es el miedo.

Nos olvidamos de las capacidades de recuperación que tenemos ante cualquier pérdida, a pesar de algunos dichos que nos recuerdan que el dolor no es para siempre, como por ejemplo “no hay mal que dure 100 años, ni cristiano que los aguante”.

Manejar los celos para vivir sin miedo

Si confiáramos más en nuestra naturaleza adaptativa en relación al dolor emocional, y no olvidáramos que es parecida a las cualidades regenerativas de la piel que cuando sufre una herida siempre se recupera, entonces seguramente viviríamos con menos miedo y por lo tanto con menos apego y por supuesto el asunto de los celos adquiriría otro matiz mucho más manejable.

Sin embargo, los celos suelen ser una máscara del miedo alimentado por el apego y algunas creencias.

Falsas creencias de lo que significa una pareja sentimental

Creer que una persona nos proporcionará una felicidad duradera.Creer que podemos poseer a alguien.El miedo a perder a la pareja sólo nos lo puede quitar la persona implicada, portándose más cariñosa, más entregada, etc.

En resumen los ingredientes que pueden generar los celos son el miedo del cual se deriva la inseguridad.

Este video muestra lo obsesivas que podemos llegar a ser cuando sentimos celos:



Ver Video

Fuente: Kena

Comentarios Vibra con Facebook

Back to top button