Bienestar

Masajes relajantes, ¡5 súper tips para hacerlos en casa!

Aprender a hacer masajes relajantes es todo un arte y debes conocer que alcanzar una técnica adecuada puede resultar una tarea sencilla.

Hay pocas cosas tan divertidas y desestresantes en la vida como un masaje bien dado. Lo mejor de todo, es que no necesitas gastar una gran cantidad de dinero para darte ese lujito porque hay fórmulas caseras muy sencillas que te ayudarán a relajarte como seguro te gusta, ¡al gratín!

Seguramente querrás saber cómo hacer un automasaje con un reductor casero para el abdomen o aprender a hacer unos masajes de muerte lenta. Estos tips te convertirán en una experta:

Masaje relajante

Se trata de una caricia e interacción con zonas del cuerpo resentidas por dolencias o contracturas con el fin de minimizar su impacto. Para que realmente se pueda decir que un masaje es relajante, debe tener dos componentes principales:

  1. Hacer movimientos superficiales con la manos o artículos suaves como troncos de bambú o piedras volcánicas. Aquí te enseñamos a hacer esos deliciosos masajes con piedras calientes aplicando una intensidad de presión muy suave y con un ritmo lento pero constante.
  2. Lograr que la persona que lo recibe, sienta una disminución de su sensación de dolor o relajación de los músculos.
Foto de una mujer boca arriba sobre una cama

Masaje corporal relajante: sus beneficios

Un masaje relajante corporal podría ayudar, entre otras cosas, a la reducción de los signos de estrés y el aumento de la relajación. También, ayudaría a reducir tanto el dolor como la inflamación de los músculos, mejorar la circulación, el flujo de energía y hasta disminuir la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

Foto de unas manos sobre la espalda de un hombre haciendo masajes relejantes

Cómo hacer un masaje relajante paso a paso: 5 tips

¡Un masaje se hace bien o no se hace! Aunque son muchos los expertos que ofrecen sus servicios, todos podemos hacerlo y obtener buenos resultados. Eso sí, debes saber que estos masajes relajantes simplemente son eso, ideales para quitar el estrés. Por ningún motivo los practiques si hay dolencias extremas o si tu “paciente” tiene algunos antecedentes de salud, vertebrales o de tipo óseo.

1. Generar un ambiente relajado

Más allá de si estás en pareja o no, siempre poner una música relajada, hablar con la persona a la que le darás el masaje, tener unas luces de baja intensidad, usar esencias y conocer las zonas que trabajarás, te darán una ventaja. Recuerda que la confianza es vital y hará que puedas soltarte y ofrecer tu mejor esfuerzo

Foto de velas, cepillos, y flores sobre una sábana blanca

2. Busca el confort

Tu “paciente” debe estar en una posición cómoda. Usa una buena camilla especial para masajes o dispón su cuerpo en un cama, siempre manteniendo una línea horizontal perfecta evitando que su espalda, cadera y cuello se encuentren en posiciones curveadas.

Foto de un masajista poniendo sus manos sobre la espalda de una mujer

3. Usa los productos indicados

Es recomendable utilizar aceites, ungüentos, cremas o esencias para humectar y suavizar el contacto con la piel. También, es importante que estos líquidos sean médicamente aprobados y que puedan penetrar las primeras capas de la dermis y/o cumplir funciones desinflamatorias.

Foto de utensilios para hacer masajes

4. Movimientos y técnicas adecuadas

Debes saber que para este tipo de masajes, no hay que hacer demasiada presión sobre el cuerpo y los movimientos no tienen que ser muy intensos. Realiza movimientos suaves ascendentes, descendentes y constantes en zonas neurálgicas de dolor, pero teniendo en mente el control de la fuerza para no lastimar los músculos.

Foto de una enfermera derramando aceite sobre la espalda de una mujer que revela los masajes revelantes

5. Maniobras bien utilizadas

El masaje relajante tiene maniobras muy sencillas pero efectivas. Utiliza tus dedos pulgares de forma descendente por el centro de la columna por 3 minutos. Usa además los puños cerrados para pasarlos suavemente y en movimientos circulares para soltar nudos en zonas blandas de la espalda o las extremidades, por 2 o 3 minutos. Las palmas abiertas servirán para finalizar el masaje y nutrir la piel.

Foto del cuerpo de una mujer con una toalla

¿Usas estas técnicas en un buen masaje casero? También puedes complementar una gran rutina de belleza aprendiendo para qué sirve el tónico facial, ¡es muy funcional!

Comparte esta nota con todos tus amigos en las redes sociales.

Comentarios Vibra con Facebook

Back to top button