Curiosidades del mundo

Cómo bañar a un gato, ¡ten presente estos cuidados!

Es importante saber cómo bañar a un gato, pues son más sensibles al agua y en una gran cantidad de casos es toda una odisea.

Tener un felino en casa requiere una serie de cuidados para que tenga la calidad de vida que merece. Por esto debes aprender algunas cosas sencillas; por ejemplo, cómo cortarle las uñas a un gato, pues se debe tener en cuenta que tienen unos nervios que si se lastiman le causarás mucho daño a tu mascota. 

Además, entender su comportamiento es vital, pues entender por qué no debes mirar a tu gato a los ojos te evitará ciertos inconvenientes, ya que lo toman como una actitud desafiante y puede desencadenar un ataque. Por otra parte, surgen muchas dudas sobre el baño de los gatos, las cuales te despejaremos a continuación. 

¿Se puede bañar a un gato?

Por lo general, los mininos no requieren de un baño, pues el aseo es una parte fundamental de sus vidas. La lengua tiene una gran cantidad de papilas cónicas oriundas hacia atrás, lo que les da la textura áspera y que les ayuda a mantener el pelaje limpio. Además, gran parte del día la ocupan bañandose. 

Sin embargo, hay momentos en los que un baño es bueno para ellos. Cuando están muy sucios, algo poco frecuente en los gatos domésticos, ya que su espacio tiende a estar controlado. Cuando no se puede bañar por una herida o porque el veterinario lo recomiende. También puede ser que esté acostumbrado y no hay problema con eso. 

Foto de un gato negro bebé en una bañera con un pato de juguete encima

¿Cada cuanto se baña un gato?

Debido a su limpieza, no requieren que el baño sea frecuente, pues puede ser algo molesto para ellos. Depende de las costumbres y el ambiente en el que habite tu mascota, pues si está expuesto a espacios abiertos, es probable que requiera de un baño regularmente. Lo que se recomienda es que se realice este proceso una vez al mes, pero tampoco hay problema si se amplía ese tiempo. Puedes adaptar sus baños de acuerdo a las necesidades del michi. 

¿A qué edad se puede bañar un gato?

Para que se acostumbre al baño y no se convierta en una tarea difícil, lo ideal es acostumbrarlos desde pequeños. No se debe bañar durante el primer mes de vida, además, su madre generalmente se encarga de esa labor, por lo que no es necesario. A partir de los dos o tres meses se puede realizar su primer acercamiento con el agua de esta forma, teniendo mucho cuidado, ya que siguen siendo delicados. 

Foto de un gato blanco con manchas negras y narajas en una bañera

¿Se puede bañar a un gato sin vacunas?

Si se puede bañar, pero debes tener algunos cuidados especiales para evitar que se enferme. En caso de tener más gatos o animales en casa, debes bañarlo en un sitio aislado para evitar que se pudiera contagiar de algún agente externo dañino. También debes tener todo limpio y preparado antes del proceso, pues eso garantiza que el proceso sea más rápido y se evita una exposición innecesaria para el michi. No lo dejes “remojando”, pues si tiene algún parásito en alguna parte del cuerpo podría hacer que se extendiera al resto. 

¿Cómo se baña un gato?

Para garantizar un buen baño, puedes acudir a un lugar especializado, pues allí cuentan con todos los cuidados y la experiencia. Aunque también lo puedes realizar en casa siguiendo los consejos que te dejamos para que lo hagas de la manera correcta. 

  • Es recomendable que le cortes las uñas antes del baño para evitar rasguños indeseados
  • Tienes que tener paciencia y mucho tacto, además, buscar el momento en el que esté más relajado 
  • Usa agua tibia, alrededor de los 30 grados, y shampoo especial para el pelaje de tu gato
  • Pon una alfombrilla o una toalla para evitar que se resbale
  • No uses una bañera demasiado alta, pues esto hará que se sienta intimidado
  • Cuando lo estés bañando, evitar que el agua o el shampoo entren en contacto con sus ojos y oreja, ya que podría generar una infección
  • Para aumentar su confianza, empieza poco a poco desde la parte inferior e ir subiendo y acaricialo para que se sienta más tranquilo
  • Aplica el shampoo y deja actuar unos minutos. En ese tiempo aprovecha para darle más caricias y para calmarlo
  • Finaliza con abundante agua, pues si quedan restos de shampoo se podría sentir incómodo en su rutina diaria de aseo
  • Sécalo con una toalla con mucho cuidado y termina con un cepillado para que su pelaje se vea brillante 
Foto de un gato blanco con negro siendo bañado

Cómo bañar a un gato que no se deja

Con los gatos más asustadizos o agresivos frente al agua debe haber un trato especial. Antes del baño juega y consiéntelo para que esté tranquilo o feliz, pues eso facilita la tarea. Además, no olvides aplicar estos consejos:

  • Llena un poco la bañera antes de meterlo para que el sonido del agua no lo asuste
  • Cierra la puerta del baño para que no se distraiga con otros ruidos ni se escape
  • Utiliza ropa que te protejan de los arañazos o los mordiscos, pues son su sistema de defensa
  • No lo fuerces y haz que entre en contacto poco a poco con el agua
  • Intenta que el baño sea lo más rápido posible, buscando un equilibrio entre el tiempo y la efectividad
  • Durante el proceso no pares de consentirlo, pues eso le transmite confianza

Con qué bañar a un gato bebé

Al ser delicados, es importante que uses los productos recomendados para los mininos más pequeños. Lo más recomendable es consultar con un veterinario, pues su raza y pelaje influye en la selección. Por otra parte, no uses, en ningún caso, shampoo o jabón para humanos, así sea neutro. Esto generará alteraciones en el pH, lo que puede traer diferentes problemas. 

A continuación te dejamos un video donde podrás aprender mejor sobre el baño de los gatos bebés: 

¿Has bañado a tu gato? Deja tu respuesta en los comentarios de esta nota y, ¡no olvides compartirla en tus redes sociales!

Vibra también con…

Comentarios Vibra con Facebook

Back to top button