Cuidado, deja de hervir las pechugas de pollo - Vibra
Bienestar

Cuidado, deja de hervir las pechugas de pollo

Lo más común a la hora de preparar pechuga de pollo es cocinarlas para eliminar cualquier tipo de bacterias o patógenos, sin embargo, un estudio a demostrado que esta práctica no es precisamente la mejor, ¡toma nota de como se hace!

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) de España acaba de anunciar que esta común táctica, tan habitual en nuestras cocinas, no solo no sirve para deshacernos de las bacterias en nuestros alimentos, sino que consigue justamente el efecto contrario.

Según se logró comprobar, lo que estamos realmente consiguiendo al poner el pollo en agua, es aumentar el riesgo de propagación de la bacteria Campylobacter. En las manos, por las miles de superficies con las que estamos en contacto de manera cotidiana o en la ropa a través de la salpicadura de gotas de agua, el contagio es peligrosamente rápido y sencillo. Por lo que no se recomienda entrar en contacto directo con las pechugas en agua, si tenemos en cuenta que la enteritis por Campylobacter es una de las causas más comunes de intoxicación alimentaria.

Vibra también con:

pechugas

Consejos

  • Lavarse bien las manos y los utensilios tras el contacto con el pollo.
  • Someter a la carne a cocciones suficientemente altas como para destruir la bacteria o evitar dejar partes semicrudas.
  • Tapar bien el pollo crudo en un recipiente y guardarlo en la nevera, en la parte inferior, para impedir que los jugos goteen y vayan a otros alimentos.

Todos estos consejos surgen a partir de un estudio realizado por la OCU tras haber practicado varias pruebas sobre 42 muestras de pollo para detectar posibles problemas de higiene y la presencia de antibióticos o bacterias patógenas, capaces de provocar Salmonella, Campylobacter, Listeria o E.Coli.

Respecto a la presencia de antibióticos, no se han encontrado restos en las muestras analizadas, aunque es normal que los productores de pollo esperen el tiempo suficiente para su eliminación antes de llevar los animales al matadero. Los antibióticos que se usan en la cría no son peligrosos en sí, pero conllevan problemas a otro tipo de problemas de sanidad, por ejemplo, generan resistencia a algunos antibióticos por parte de las bacterias patógenas, resultando en mayor propagación de las mismas en el pollo.

¿Qué te parece esta información? No olvides compartirla con todos tus amigos para evitar la propagación de bacterias entércicas y, ¡cuéntanos si tienes algún otro consejo en los comentarios!

Comentarios Vibra con Facebook

Back to top button