Bienestar

¿Cuándo debo ir a terapia? ¡Cuida tu salud mental!

En caso de haberte preguntado “cuándo debo ir a terapia“, te contamos en qué casos en los que se debe considerar y por qué es importante.

La vida cotidiana nos enfrenta a diferentes retos y dificultades, las cuales muchas veces requieren de un profesional para remediarlas. Es por ello que es importante reconocer, por ejemplo, cuándo debes ir a terapia de pareja, ya que puede que se esté presentando una lucha de poderes, haya egoísmo o se estén evadiendo, siendo cosas que pueden acabar con cualquier relación. 

Pero no solo se trata de la vida amorosa, sino en aquellos aspectos que nos afectan personalmente. Así que debes saber cómo cuidar la salud mental, tanto en el trabajo, como en la familia, pues lo puedes conseguir con sencillos pasos, donde se destaca el tomarte pausas y la meditación. Por otra parte está la ayuda profesional, quienes tienen la capacidad de guiarte por el mejor camino para superar tus problemas. Así que te contamos cuándo debes ir a terapia y los beneficios que te brindará.

Para qué es un psicólogo

Contrario a lo que mucha gente cree, los psicólogos no solo están para escuchar a los pacientes que se quieren desahogar, ayudarlos a sentirse mejor o dar consejos. En su lugar, son capaces de orientar a quienes lo necesitan para cambiar diferentes aspectos de la vida, como lo son la forma de pensar o comportamientos nocivos. 

Además, procuran por el bienestar y la salud mental de cada persona que asiste a terapia. A través del gran dominio en el tema académico son capaces de cambiar el rumbo del destino de las personas, algo que impacta directamente y de forma positiva en la calidad de vida. Por otra parte, tienen facultad de determinar los problemas presentes en cada uno, ya que tu podrías pensar que solo estás triste, cuando en realidad podrías estar viviendo con depresión u otra condición. 

Entonces, ¿es bueno ir al psicólogo?

Definitivamente es muy bueno. Al igual que la salud física, la salud mental también requiere de cuidados y una revisión periódica. Es por ello que debería ser algo prácticamente indispensable el visitar a un psicólogo, ya sea porque se sientan diferentes problemas o simplemente para saber que tienes una salud mental óptima. Incluso, si sientes que tu vida marcha bien, acudir a uno de estos profesionales te puede ayudar a potenciar las relaciones con los demás, la confianza propia, entre otras cosas. 

Foto de una mujer con psicólogo

Beneficios: psicoterapia 

Los beneficios de asistir a un psicólogo o psiquiatra, dependiendo de la condición a tratar, son muy amplios. Es por ello que te presentamos algunos de los más importantes que pueden ayudar a prácticamente cualquier persona. 

Mejora el manejo de las emociones: Durante las sesiones de psicoterapia aprenderás diferentes técnicas para el manejo de las emociones. Estas te ayudan a hacerle frente a sensaciones comunes como lo es el estrés, la ansiedad y las posibles frustraciones diarias. 

Analizar problemas y encontrar soluciones: Gracias a esta terapia será más fácil analizar de manera clara cada uno de los inconvenientes que puedan aparecer. Al mismo tiempo, encontrarás estrategias para encontrar las soluciones de manera más rápida y efectiva. 

Motivación: No son pocas las veces en las que sentimos que la motivación no aparece por más que lo intentemos. Eso puede cambiar con los consejos de un profesional, quienes tienen estrategias para aumentar y mantener la motivación para conseguir nuestros objetivos. 

Encontrar un sentido a lo que hacemos: Esto se relaciona con lo anterior, pues un terapeuta puede conseguir le demos sentido a lo que hacemos diariamente y a la vida en general. Algo bastante importante, ya que la falta de sentido a la vida es un gran causante de condiciones serias que afectan el bienestar. 

Conocimiento propio: El ritmo actual generalmente evita que nos podamos enfocar y profundizar en nosotros mismo. En muchas ocasiones desemboca en que no encontremos lo que realmente nos gusta o sentirnos como si la persona en el espejo fuera un completo extraño. Así que la terapia te ayuda a mejorar este aspecto, aprendiendo a reconocer las necesidades propias. 

Aumentar la calidad de vida: Sumado a lo anterior, también son capaces de tratar condiciones y trastornos relacionados con las emociones, sentimientos y comportamientos. Así que aquello que no aporta puede ser cambiado y mejora tanto el bienestar, como la forma en la que se percibe al mundo. 

Como te contamos, no hace falta que te sientas mal para asistir con estos profesionales, así que si lo has estado pensando, no dudes en pedir tu cita. Asimismo, si surge la duda de cuándo debo ir a terapia, hay varios casos donde se puede identificar que realmente se hace necesario acudir con un psicólogo para mejorar la calidad de vida. Estos son algunas situaciones que debes tener en cuenta:

  • Traumas del pasado que no te dejan en paz y afectan tu vida diaria.
  • Problemas físicos que no tienen explicación médica como dolores de cabeza, de estómago o musculares.
  • No disfrutas lo que haces y tampoco te motiva explorar nuevos pasatiempos. 
  • Tus relaciones no funcionan, tanto amorosas como con tu familia y amigos. 
  • Usas sustancias para evitar los problemas, ya sea drogas, alcohol o se te ha pasado por la mente usarlas. 
  • Tienes una crisis personal por situaciones como una pérdida de alguien cercano o una ruptura amorosa. 
  • Sientes malestar que afecta tu vida diaria, como pueden ser problemas en el trabajo o con tu familia. 
  • Tus amigos o círculo cercano ha manifestado la preocupación por bienestar y/o aspecto. 

Cómo saber qué tipo de psicólogo necesito 

Ahora que sabes cuándo debes ir a terapia, cabe destacar que no todos los psicólogos están enfocados hacia los mismo aspectos y áreas de la vida. Es por ello que debes tener en cuenta cuál es el más apropiado para ti. Por ello te contamos cuáles son algunos de los tipos de psicólogos que puedes encontrar: 

  • Psicólogo deportivo: Enfocados en los atletas y deportistas, quienes buscan desarrollar todo el potencial cognitivo para alcanzar las metas. 
  • Psicólogo organizacional: Son los encargados de tratar problemas estrechamente relacionados con el trabajo. Como lo puede ser la productividad o el equilibrio entre la vida laboral y la personal. 
  • Psicólogo social: Este se encarga de tratar las relaciones interpersonales, además de estudiar los sentimientos y pensamientos de los individuos. 
  • Psicólogo clínico: Puede que sean los más comunes o los más parecidos al concepto generalizado de psicólogo. Son quienes tienen la capacidad de aplicar métodos científicamente comprobados, hacer diagnósticos y recetar un tratamiento específico a cada paciente. 
  • Psicólogo escolar: En este caso se encargan de adoptar métodos de aprendizaje más cómodos y eficientes, además de identificar los problemas que puedan presentar los estudiantes. 
Foto de una terapia grupal

¿Qué opinas? Deja tu respuesta en los comentarios de esta nota y, ¡no olvides compartirla en tus redes sociales!

Vibra también con…

Comentarios Vibra con Facebook

Back to top button