Bienestar

¿Qué es el apego evitativo? Aprende a reconocerlo

Te revelamos qué es el apego evitativo, un enemigo silencioso que puede estar generando problemas en tu vida sin saberlo.

Cuando se habla del comportamiento humano hay muchas cosas que hay que analizar, pues cada persona es completamente diferente. Hay ciertas cosas que se deben saber, cómo aprender a reconocer las características de un manipulador emocional, ya que son personas agresivas, que atacan tus puntos débiles y que no son capaces de tener una relación sana. 

Por otra parte, están las sensaciones y trastornos que podríamos estar sufriendo sin saber. Es el caso de la ansiedad por el futuro, la cual causa una preocupación excesiva por lo que podría suceder sin que el miedo esté fundamentado. Este tipo de cosas se deben entender para poder tratarlas de la mejor manera, por ello te contamos todo sobre el apego evitativo. 

Qué es el apego evitativo 

Para entender esto primero hay que saber que el apego es el vínculo que crean los bebés con sus padres o cuidadores. Esto sucede porque los niños y los recién nacidos son dependientes, por lo que las primeras interacciones sociales son con las personas que los cuidan. 

Las relaciones tempranas repercute directamente en la construcción de relaciones en la vida adulta. Existen cuatro tipos de apego que determinan esas relaciones: 

  • Seguro: Este es el que se considera que debería intentar crearse. El vínculo que se crea es bueno, por lo que el niño entiende que su cuidador está para ayudarlo en sus necesidades básicas y para entender sus emociones. Por ello, al niño no le cuesta separarse y es feliz de estar con sus padres. 
  • Ansioso – ambivalente: Se trata de un apego poco común, donde el niño se siente angustiado cuando está lejos de su cuidador, pero tampoco se siente bien estando con él. Una característica es que son muy desconfiados con los demás. 
  • Desorganizado: Es una mezcla de comportamientos donde suelen evitar a sus cuidadores y son resistentes al acercamiento con ellos. Generalmente se muestran confundidos o aturdidos. 
  • Evitativo: Finalmente tenemos el evitativo, que aparece cuando los bebés o niños no rechazan la atención de los cuidadores pero tampoco lo buscan. Tienden a evitar expresar sus sentimientos porque entienden que no deben hacerlo. 
Foto de una familia abrazados

Cómo es el apego evitativo 

Con eso claro, podemos enfocarnos en el apego evitativo. Se trata de personas que no les gusta la intimidad, que no buscan el apoyo en los demás y son incapaces de construir relaciones duraderas. Esto se da principalmente en la primera infancia, donde no obtienen respuesta a las necesidades básicas, por lo que se promueve la independencia desde temprana edad. 

Esto tiene consecuencias directas en el desarrollo normal de la vida. Se trata de personas que no demuestran sus sentimientos cuando están en pareja o ni siquiera con su familia. Sus relaciones pueden terminar cuando se tornan muy íntimas, ya que siempre buscan la independencia y se encierran en sí mismas. Pero esa independencia aplica en todos los aspectos, por lo que es normal verlas en soledad o con un círculo cercano muy reducido.

Causas del apego evitativo 

Las causas suelen recaer en los padres, quienes son los encargados de responder ante las necesidades básicas del bebé. Pasa mucho cuando se ignora al niño, sobre todo cuando llora o se queja por estar herido y/o sentirse mal. En ese caso, el pequeño entiende que no está bien demostrar esas emociones ya que, por lo general, los cuidadores se acercan cuando vuelve a estar en calma. 

También sucede cuando hay una ausencia prolongada o constante, pues no hay suficiente tiempo para atender las necesidades emocionales del niño. Esto hace que las emociones no lleguen a sintonizarse entre padres e hijos, así que el más pequeño no consigue ese apoyo que necesita para tener una relación abierta y espontánea. 

Foto de una mujer sola mirando al horizonte

Apego evitativo en adultos

Algunas conductas que producen este apego evitativo por parte de los cuidadores son: 

  • Falta de empatía
  • Enfado o separación cuando el niño muestra signos de angustia o miedo 
  • Sentir agobio por las responsabilidades de crianza
  • No tener desarrollado un sentido de compromiso
  • Suprimir las emociones que expresa el niño

Cómo trabajar el apego evitativo 

Cuando se trata de los niños, es importante cambiar la manera en que se atienden las necesidades emocionales para que sepa que está bien expresar lo que siente. Están en una edad en la que su personalidad aún es manejable, por lo que el tiempo, la paciencia y, si es necesario, el apoyo profesional rendirán sus frutos. 

Cuando se trata de un adulto, lo primero es reconocer que la intimidad emocional está muy limitada. Será una tarea difícil y de mucha paciencia, así que se recomienda asistir con un psicólogo para que guíe el proceso. También es importante que la persona empiece a reconocer las sensaciones emocionales y físicas de su entorno, además de aceptar cada una de ellas. 

La autorreflexión puede ayudar a comprender mejor los patrones de comportamiento y expresarlos es fundamental. Se puede empezar por escribir los sentimientos en una carta e ir progresando al ritmo conveniente, pues con el tiempo se podrán construir relaciones más estrechas con las personas. 

Foto de una psicóloga en consulta

¿Qué opinas? Deja tu respuesta en los comentarios de esta nota y, ¡no olvides compartirlo en tus redes sociales!

Vibra también con…

Comentarios Vibra con Facebook

Back to top button