Curiosidades del mundo

¿Es malo dormir con gatos? Te contamos la verdad

Seguramente has oído que es malo dormir con gatos, ya que es una creencia bastante extendida, por lo que te revelamos la realidad de esto.

Cuando tienes una mascota en casa te tienes que adaptar a sus comportamientos y la personalidad, ya que se comunican de diferentes maneras. Quizás te hayas preguntado qué perciben los gatos en las personas, por lo que te sorprenderá saber que ellos se anticipan a la llegada de una persona a la casa o saben que un ser querido ha fallecido, incluso cuando está lejos. 

También debes saber qué significan los diferentes maullidos de los gatos, ya que es una de las maneras más directas en las que los felinos se comunican y podrás saber si está feliz, triste o con miedo. Pero una cosa que genera muchas dudas es dormir con ellos, ya que se hacen irresistibles, pero la creencia común es que es malo. 

¿Dormir con gatos es malo?

La respuesta hallada por los expertos es que no, no es malo dormir con los gatos. Pero si se deben tener ciertos factores en cuenta, como lo es el aseo, la salud del gato y también la salud de las personas que habitan la casa. Además, puede que si lo has acostumbrado a dormir contigo, al momento de cambiar este hábito te de más dolores de cabeza que en estos momentos. 

Lo más seguro es que cuando evites que el minino duerma contigo, él se sienta rechazado y cambie su comportamiento. Otra posible consecuencia es que podría estar maullando toda la noche, evitando que descanses. Así que antes de tomar una decisión, presta atención a los beneficios y desventajas que tiene dormir con estos animales. 

Foto de un gato durmiendo con una mujer

Desventajas de dormir con un gato 

En primer lugar, el descanso es el que se puede ver más afectado, ya que se ha encontrado que las personas duermen peor con los gatos que con los perros. Otra cosa en contra es que tienen hábitos de sueño diferentes a los de los humanos, así que podría despertarte constantemente en la madrugada o en la noche. 

Por otra parte, el tema de la higiene tampoco es del todo favorable, especialmente en los gatos que tienen acceso al exterior. Es posible que lleven toda la suciedad a la cama, además de desprender alérgenos o la posibilidad de contraer parásitos, los cuales no son eliminados por completo con su acicalamiento. Cuando se trata de animales que viven en un entorno controlado el riesgo contraer parásitos y suciedad peligrosa es realmente bajo. 

Enfermedad por dormir con gatos 

Antes que nada hay que desmentir que los gatos causan esterilidad y/o asma, como se cree popularmente. No se ha encontrado que los pelos de estos animales generen alguna de estas enfermedades; incluso, se sabe que los niños que conviven con gatos desde pequeños tienen menos riesgos a padecer asma y alergias. Aunque una persona con asma ciertamente se verá afectada por los pelos de los felinos, pero no es la razón de su padecimiento. 

Tampoco es cierto que es peligroso que duerman con los bebés y el riesgo se enfoca más a la posibilidad de asfixia en caso que el gato duerma encima del niño. Ahora bien, hay que tener presentes las enfermedades zoonóticas, que son las que un animal puede contagiar a una persona y viceversa. El riesgo de contagio es mayor cuando el gato tiene contacto con el exterior. Los problemas de salud son:

  • Hongos
  • Campilobacteriosis
  • Infecciones
  • Enfermedad de Lyme
  • Rabia
  • Tiña
  • Sarna
Foto de un gato amarillo envuelto en una cobija

Beneficios de dormir con un gato 

Pero no todo es malo, ya que se ha demostrado que dormir con tu gato también tiene beneficios. Para aprovechar estos lo mejor es acudir con el veterinario para descartar problemas de salud, parásitos o la posibilidad de contagio de alguna de las enfermedades que te contamos anteriormente. Esto lo que te aporta tu mascota al compartir tu cama:

  • El ronroneo ayuda a conciliar el sueño y mantener un estado de tranquilidad durante la noche.
  • Aporta una sensación de mayor seguridad, tanto para el gato como para el dueño.
  • La temperatura corporal del gato, que es mayor al de los humanos, ayuda a entrar en calor y tener una sensación de bienestar mayor. 
  • Los gatos que duermen con los humanos demuestran conductas más afectuosas, afectando positivamente la convivencia.
  • Despertar junto a un gato ayuda a tener mejor ánimo en la mañana y más energía durante el día. 
  • Dormir con los gatos puede ser terapéutico en caso que haya presencia de depresión o problemas anímicos. 
Foto de un bebé durmiendo con un gato

Y tú, ¿duermes con tu gato? Deja tu respuesta en los comentarios de esta nota y, ¡no olvides compartirla en tus redes sociales!

Vibra también con…

Comentarios Vibra con Facebook

Back to top button