Bienestar

¿Por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes?

La halitosis o mal aliento es un problema que todos sufrimos, y es falsa creencia de que desaparece al cepillamos los dientes. Entonces, ¿por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes?

La verdad es que un mal aseo bucal, el consumo de algunos alimentos muy condimentados y hasta enfermedades que alteran nuestro metabolismo pueden causarnos este incómodo problema.

En la mayor parte de los casos la causa está en la boca, aunque también puede estar en el estómago o en otras zonas del sistema digestivo. Estas son algunas de las posibles causas.

¿Qué produce el mal aliento?

Existen muchas causas a las que se debe el mal aliento en las personas, iniciando por la falta de higiene bucodental. La principal razón es la acumulación de las bacterias en la boca, entre los deintes y encías, estas son las responsables del desagradable olor.

Causas del mal aliento:

No todas las personas tienen mal aliento o halitosis por las mismas razones, identificar el orígen del problema en tu caso particular depende de las hábitos de vida y alimentación que llevas.

  • Comida: La masticación y desintegración de las partículas que componen los alimentos dentro de la boca pueden aumentar la cantidad de bacterias y causar un mal olor, especialmente cuando contienen alimentos como ajo, cebolla o distintos picantes. Después de digerirlos, sus componentes pasan a la sangre y de ahí se distribuyen por el cuerpo, incluidos los pulmones, donde de nuevo pueden ser expulsados como parte de la respiración, repitiéndose el mal aliento.
  • Tabaco: Los productos resultantes del tabaco también producen un mal olor bucal. Además, los fumadores tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades en las encías, otra posible causa del mal aliento.
  • Sequedad bucal: La saliva ayuda a limpiar la boca eliminando partículas causantes del mal aliento, pero cuando se nos seca la boca, el proceso se interrumpe. Esto ocurre de forma natural después de pasar la noche durmiendo, y empeora si duermes con la boca abierta, ya sea por costumbre o a causa de la congestión nasal.
Foto de una mujer prendiendo un cigarrillo

  • Medicamentos: Algunos medicamentos contribuyen de forma indirecta al mal aliento al reducir o dificultar la producción de saliva. Otras o hacen de forma directa cuando se descomponen en el torrente sanguíneo y algunos de sus componentes se eliminan a través de la respiración.
  • Infecciones bucales: Heridas quirúrgicas tras una intervención, por ejemplo la extracción de una pieza dental, o problemas como la infección de una muela o de las encías también pueden contribuir a causar mal aliento.

¿Por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes?

Ya que profundizamos en las causas principales de la halitosis, resolvamos la duda que tienes: ¿por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes?

Bien, pues si llevas a diario una higiene bucodental correcta y estás seguro de que el problema viene de otra parte de tu cuerpo, ¡puede que tengas razón! Existen una gran variedad de enfermedades que causan el mal aliento, ya sea como uno de los síntomas o cómo parte de la recuperación.

Enfermedades que causan mal aliento:

  • Goteo nasal
  • Infecciones respiratorias
  • Infecciones de las amígdalas
  • Problemas sinusales
  • Diabetes
  • Problemas hepáticos
  • Problemas renales
  • Trastornos del torrente sanguíneo
  • Trastornos del metabolismo
  • Xerostimia (reducción de la producción de saliva)
  • Cáncer
Foto de una mujer tocando su cuello en señal de dolor de garganta

¿Qué sirve para el mal aliento?

Ahora que ya sabes las posibles enfermedades que pueden causar esta molesta anomalía además de la salud bucal, te contamos qué es bueno para el mal aliento. Los tratamientos o remedios que debes poner en práctica para solucionarlo dependen de la escala del aroma en la parte de atrá de tu lengua.

Existen algnos consultorios ondontológicos con técnicas sofisticadas de identificación del mal aliento, esto se logra a través de detectores que se colocan en la lengua e identifica la gravedad del aroma. Este método es mucho más novedoso e innovador que el tradicional: el dentista lo huele y lo clasifica según considere.

¿Cómo quitar el mal aliento rápido y para siempre?

Todas las personas, aunque sea en algún momento de nuestra vida, nos hemos preguntado cómo quitar el mal aliento, por suerte, hay algunas técnicas.

El primer paso es usar cremas dentales y enuagues bucales apropiados para tu boca, puedes preguntarle al dentista la próxima vez que vayas sobre cuál es la mejor opción para ti. Incorporar el hilo dental en tu rutina de limpieza dental es indispensable, si no lo haces, des seguro tendrás partículas y bacterias ocultas.

Foto de una mujer oliendo su aliento y preguntándose "¿por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes?"

Por último, es común que la respuesta a “¿por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes?” se trate de una enfermedad o infección dental no identificada. Las enfermedades en las encías son unas de las causas más comunes, en este caso, un periodontista se encargará de tratarte.

Si tienes caries, muelas infectadas, o reparaciones defectuosas, también pueden convertirse en un caldo de cultivo para estas bacterias. Lo mejor es que esta limpieza y visita con el dentista sean constantes y sin falta.

Por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes: causas estomacales

Ahora, claro está que si tu odontólogo de confianza determina que la halitosis que padeces tiene orígen en otra parte del cuerpo, te remitirá a un médico general para que realice los estudios necesarios. Algunos factores puntuales que pueden estar presentes son:

  • Úlceras
  • Reflujo gastroesofágico
  • Digestión pesada
  • Desequilibrio bacteriano

El mal aliento también puede ser una señal de trastornos en el hígado, tales como cirrosis o insuficiencia hepática. Es muy común que se presente cuando los gases (ácidos alifáticos y compuestos de sulfuro) alojados en este importante órgano, se absorben pero no se procesan de la manera correcta, transportándose en la sangre hasta los pulmones donde son volatilizados. De allí que se pueda generar un mal olor al hablar o solo abrir la boca.

foto de alimentos

Remedios caseros para el mal aliento:

También debes tener en cuenta que hay ciertas medidas que puedes tomar para evitar que aparezca la halitosis. Por ejemplo, consumir tabaco o alcohol ocasiona este mal olor, al igual que comidas con cebolla, lácteos o picantes.

Recuerda que el estrés y los ayunos prolongados también ocasiones desequilibrios y anomalías en el estómago, desencadenando en mal aliento aunque te laves los dientes. Por último, evita que tu boca se quede sin saliva, toma bastante agua para que siempre esté fresca e hidratada.

Aunque ocultar el aroma con chicles o mentas es temporal, no es muy efectivo a largo plazo. Por suerte hay algunos productos naturales que te pueden ayudar a eliminar el mal aliento como las semillas de hinojo y el cardamomo.

¿Cómo limpiar mi estómago para no tener mal aliento?

  • Tomar té de menta: Si todavía no sabes para qué sirve la menta, te contamos que mejora el tracto digestivo, elimina los gases y combate la halitosis.
  • Perejil y vinagre de manzana: Mascar hojas de perejil mojadas en vinagre reduce la acidez estomacal y aporta clorofila.
  • Agua tibia con limón: Este remedio alcalino funciona como solución para equilibrar los ácidos del estómago. Tomarla en las mañanas te ayudará con la digestión en el día.
  • Probióticos en tu dieta: Estos ayudan a controlar el desequilibrio bacteriano, los encuentras en productos como yogurts y kefir.

Bicarbonato para el mal aliento estomacal

Si aún te preguntas “por qué tengo mal aliento aunque me lave los dientes”, puede que los enjuagues con bicarbonato de sodio sean la solución. Ya debes saber para qué sirve el bicarbonato, un compuesto blanco cristalino con grandes propiedades antiácidas. Este ingrediente sirve para controla la halitosis con casusas dentales y estomacales, lo que ataca ambos posibles focos de una vez.

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio (5 g)
  • El zumo de un limón
  • ½ taza de agua (125 ml)

Agrega el bicarbonato al agua y revuelve hasta que quede una mezcla homogénea, luego agrega el zumo del limón. Haz gargaras con esta solución, recuerda escupirla y no beberla. Integrar este remedio después de cada cepillado te dará resultados.

Foto de un recipiente de vidrio con bicarbonato de sodio, un vaso con agua y medio limón

¿Cómo saber si tengo mal aliento?

Por último, las formas de saber si tienes mal aliento son poco científicas pero puedes intentar varias y ver si percibes el olor. Huele tu propio aliento de forma discreta en las palmas de tus manos, no siempre funciona pero si el aroma es fuerte, lo sabrás.

Puedes tomar una mota de algodón o un hisopo e introducirlo al fondo de tu boca, tocando la lengua, y olerlo. También aprovecha para verificar si tu lengua tiene acumulaciones blancas. Por último, pregunta a alguien de confianza. Otra persona podrá saber con certeza a qué huele tu aliento.

¿Por qué despierto con mal aliento?

No podemos dejar pasar el mal aliento en las mañanas, ya que es más común de lo que crees. Si este mal aroma ocurre al despertar y desaparece con el transcurso del día, ¡no hay de qué preocuparse! Esto se produce debido a la falta de saliva en la boca, es decir, a la resequedad de las mucosas. Si tienes la costumbre de dormir con la boca abierta, este aire también puede secar toda tu producción de saliva.


Ya sabes a detalle por qué tienes mal aliento aunque te laves los dientes, esperamos que toda esta información y tips hayan sido útiles. ¿Sufres de este problema?, cuéntanos en los comentarios y comparte en todas tus redes.

Comentarios Vibra con Facebook

Back to top button